Desde el año 2000 tenemos en marcha nuestra producción de vid siguiendo el sistema de agricultura ecológica.

Empezamos sembrando una pequeña parcela • la de unos 2000 m2. La intención era poder seguir haciendo vino de casa.

El vino hecho en casa era una tradición mallorquina muy antigua que consistía en hacer vino para su consumo propio. Juntaban unas cuantas familias y, trabajando juntos, elaboraban el vino que después se repartían.

Las uvas provenían de sus propias viñas u otros que iban a vendimiar y compraban.

Los tiempos iban cambiando, los viñedos volvían viejas, la gente buscaba el dinero fácil y la vid llevaba mucho trabajo. Entonces las viñas se iban descuidando y arrebatando. Estamos hablando de los años 70.

Uno de los pueblos que aguantó más tiempo las plantaciones de vid fue Felanitx y mi familia cada año se desplazaba para cosechar uvas y después elaboraba nuestro vino hecho de casa.

Pero cuando entramos a formar parte de la Comunidad Económica Europea, se subvencionaban los arranques de viñas. La mayoría de gente arrancó su vid y nosotros vemos que cada vez era más difícil encontrar uva para comprar.
Así se explica que nosotros sembréssim viña para poder seguir la tradición familiar. Decidimos sembrar Monastrell ya que queríamos un vino de consumo rápido (joven) y de buena producción.

Los problemas aparecieron rápidamente. Habíamos necesita un tractor adecuado, unos herramientas específicas, un lugar para elaborar el vino con buenas condiciones, unos depósitos, unas máquinas, …

Claro, con todo lo que necesitábamos podíamos elaborar más vino sin aumentar casi nada el costo. Así decidimos sembrar más viña.

Seleccionaremos el tipo de vid que daba buen rendimiento en Mallorca y que permitiera, en poco tiempo, poder elaborar vinos de calidad.

Así sembraremos Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Merlot, Syrah y, para no perder las variedades que antiguamente servían para hacer vino en Mallorca también sembraremos Callet, Fogoneu y Manto Negro.

Y ahora estamos aquí después de estos años con el orgullo de mostrar que el sistema ecológico de cultivar la vid funciona. Con la satisfacción de ver que la mayoría de nuestros vinos son reconocidos con premios nacionales e internacionales. Y sobre todo, con la alegría de ver cara a cara como gusta nuestro vino a la gente que lo prueba.
Nuestra plantación actual es de 2,5 Ha y todos los vinos los elaboramos a partir de la uva de nuestras viñas.